Logo viveboda
  Incluye tu empresa de bodas
Lupa de bodas
Usuarios Empresas
viveboda en blog viveboda en Facebook viveboda en Twitter viveboda en Youtube
Logo viveboda Cerrar ventana Registro usuario boda

Logo viveboda Cerrar ventana Registro empresa boda

Finca El Rancho de la Aldeguela en Torrecaballeros

La ceremonia religiosa. Matrimonio religioso. Cortejo, colocación de los novios y desarrollo de la ceremonia.

Llegado el gran día, la ceremonia nupcial comienza con la llegada de los invitados al enlace. éstos deben llegar antes que los novios reservando las primeras filas, las más próximas al altar, para los familiares más próximos.

El protocolo marca que los invitados del novio se situarán en los asientos del lado derecho de la nave, mientras que los de la novia se situarán en la parte izquierda.

Tras los invitados, debe llegar el novio en compañía de la madrina, situándose ambos frente al altar. éstos deben esperar a la novia en el altar de la iglesia. Seguidamente deben llegar los testigos de la novia situándose en el lado izquierdo del altar, y a continuación los testigos del novio que se colocarán en el lado derecho de éste.

Mientras el coche adornado pasa a recoger a la novia acompañada por el padrino, que es la figura encargada de hacer entrega de la novia siguiendo una antigua tradición que podemos remontar hasta el Imperio Romano.

La novia entra en al iglesia mientras suena la marcha nupcial. Si hay damas, pajes o niños, éstos entrarán detrás de la novia (con cuidado de no pisar el vestido). El padrino ofrece su brazo izquierdo, excepto militares con sable (que se lleva ala izquierda) que ofrecen su brazo derecho.

Los novios y padrinos deberán situarse en la zona central, frente al altar en el siguiente orden: empezando por la izquierda, Madrina, Novia, Novio y Padrino. Los testigos de cada uno se sitúan al lado correspondiente (si van por parte de la novia a la izquierda y si van por el novio a la derecha). Los familiares también se deberían colocar en su lado correspondiente, aunque esto apenas se cumple, se deja para bodas muy formales.

En bodas muy formales, los padrinos pueden estar situados a un lado del altar, en vez de al lado de los novios. Y últimamente también son muchos los novios que deciden celebrar la ceremonia de cara a los invitados.

Durante la ceremonia, tras los votos, el sacerdote reclama los anillos que se colocan en el dedo anular derecho (excepto en zonas como Cataluña que se lo colocan en el izquierdo). Tanto los anillos como las arras se entregan en este orden: esposo a esposa y esposa a esposo. Las alianzas las suele tener el padrino y las arras la madrina, excepto si hay niños para las arras, que serán los encargados de llevarlas.

Otra de las características de la boda religiosa, es que los novios además de comulgar beben el cáliz.

Tradicionalmente una vez "casados" el ya esposo levanta el velo de la novia y la da un beso (famosa es la expresión "puedes besar a la novia).

La ceremonia finaliza con las firmas de los contrayentes, los padrinos y testigos, normalmente en el altar o en la sacristía y el sacerdote hace entrega de la certificación eclesiástica para su inscripción en el Registro Civil y para que surta los efectos legales correspondientes.

Una vez finalizada la ceremonia nupcial, el novio deberá ofrecer el brazo a la novia iniciando el desfile de salida.

Justo tras los novios deberá ir la madre de la novio, del brazo del padre del novia, y el padre del novio, dando el brazo a la madre de la novia y seguidos las damas de honor y los niños de las arras. La cortesía indica que el resto de invitados no deberán abandonar sus asientos hasta que haya terminado el cortejo de salida, abandonando la iglesia por las naves laterales.

Al salir se produce la "lluvia de arroz" sobre los novios, aunque hay quien sustituye el arroz por pétalos de rosas y/o confeti. Hay iglesias donde no se permite dicha "lluvia de arroz".

Durante la ceremonia es habitual contar con música elegida especialmente para la ocasión. Las piezas elegidas dependerán en gran medida del gusto de los contrayentes, pero las más usuales quizá sean: El coro nupcial de la ópera Lohengrim, de wagner para la entrada de la novia, y el Sueño de una noche de verano, de Félix Mendelssohn, para el momento de la salida. En el transcurso de la ceremonia también es posible contar con música, incluso con coros, siendo una de las piezas más usuales y emocionantes el Ave María, de Franz Schubert... Sin embargo es también una elección personal recurrir a la música clásica u otro tipo de música, cada vez más demandada, como por ejemplo coros rocieros, la guitarra española, la dulzaina y el tamboril...

Si se han contratado los servicios de fotógrafo y vídeo, éstos deberán ser lo más discretos posible y no molestar ni hacer ruido.

Los arreglos florales deberán ir en consonancia con el sitio donde se celebra la boda y dependiendo de la formalidad de la boda (y también del presupuesto), se puede optar por arreglar toda la iglesia o solamente el altar y los primeros bancos.

Viveboda.net
Logo viveboda Cerrar ventana Trabaja viveboda

Viveboda está en proceso de expansión a nivel nacional. Precisamos para todas las provincias:

- Informáticos diseñadores web

- Maquetadores Web

- Comerciales

- Publicistas


Envíanos tu CV a   rrhh@viveboda.net

Gracias